Todas sabemos que, así como unos buenos tacones son perfectos para lograr un look impactante, también pueden ser muy perjudiciales para la salud. Entre sus consecuencias se encuentran juanetes, dolor de espalda y dolor muscular. 

¿Pero hay alguna manera de lograr el equilibrio entre estilo y comodidad? Según declaró  la podóloga Emily Splichal a InStyle, “No debes caminar en zapatos con una altura superior a tres pulgadas (7,62 centímetros). Cualquier cosa con una altura mayor puede cambiar la biomecánica de cómo caminas: tus pasos son más cortos y lentos, el peso de tu cuerpo se va hacia la punta del pie, lo que cambia tu centro de gravedad y estresa las rodillas y espalda baja”, dijo esta experta.

Contrario a lo que muchas piensan, una plataforma es igual de dañina, así como zapatos demasiado planos, en especial para las personas que tienen pies planos. “Un poco de tacón, de alrededor de dos centímetros y medio, pone el pie en una posición más estable”.

En conclusión: Ningún extremo es bueno, así que usa al mínimo los zapatos altísimos y también los planos.

Comments (0)